Ahorra

TRUCOS SENCILLOS PARA AHORRAR EN CASA


1.       Planifica la iluminación

La iluminación representa casi un 20% del consumo energético. Debes planificar de forma eficiente los puntos de luz e instalar sistemas que controlen su intensidad, como reguladores o dimmers en lugar de interruptores. Potencia la luz puntual: la indirecta consume más. Además, si pintas las paredes y el techo de un color claro ganas en luminosidad y, en consecuencia, consumes menos luz.

 

2. Cambia las bombillas

Sustitutir todas las bombillas por otras de bajo consumo ahorra, por cada una de ellas, unos 8 € al año. Si tienes 30 en casa, son unos 240 € anuales. Los leds, son todavía más eficientes y se usan cada vez más en decoración doméstica. 

3. Calcula tu consumo

Un medidor de consumo ayuda a conocer al instante y en euros lo que consumes. No son muy caros (a partir de 61 €) y pueden llegar a bajar la factura eléctrica un 45% (si la calefacción es a gas, entonces, hasta un 20%). Algunos permiten programar el apagado.

4. Revisa las instalaciones

Es necesario tanto por motivos de seguridad como para evitar un gasto excesivo. En casas nuevas la revisión se debe hacer cada 10 años, mientras que las que tienen más de 25 años deben someterse a estudio cada 5 años. Antes de hacerla, pide presupuestos.

5. Apaga las luces

Es necesario tanto por motivos de seguridad como para evitar un gasto excesivo. Los pequeños gestos, son los que ahorran.

6. Limpia bombillas y pantallas

Conserva limpias las bombillas, ya que la suciedad absorbe la luz y consume más electricidad para lograr una determinada intensidad. Hazlo a menudo, siempre con la bombilla apagada. Repite la misma operación con las pantallas de las lámparas.

7. Cuidado con los vampiros

Dejar los electrodomésticos o el ordenador con el piloto encendido encarece la factura eléctrica entre un 5 y un 16%. En lugar de apagarlos por el mando y dejarlos en stand-by, enchúfalos a una regleta con interruptor. Así, con tan solo apagarla los desactivas del todo.

8. Temperatura de confort

Se estima que 20 ºC es la temperatura óptima para toda la casa. Por cada grado de más, el consumo se incrementa entre un 5 y un 10%. Por la noche y cuando no estés ponla a 15 ºC. Una buena graduación de la temperatura te puede ahorrar unos 100 € al año.

9. Instala un termostato

Es sencillo y económico (desde 30€). Los termostatos programables te permiten adaptar la temperatura a tus hábitos y fijar a qué hora se encienden los radiadores. Los hay electrónicos que se pueden programar. Revisa sus instrucciones para sacarles más partido.

10. Revisa la caldera

Una caldera sucia de polvo o grasa consume más. No esperes a que se estropee para revisarla, ya que con un buen mantenimiento periódico no solo alargarás su vida, también reducirás la factura un 10%. Lo ideal es que la revises una vez al año al inicio de la temporada.

11. Aprovecha las persianas

Súbelas durante el día para que entre la luz del sol y caliente la casa de forma natural y bájalas por la noche para proteger la casa del frío. Puedes hacer lo mismo con las cortinas (cuanto más gruesas mejor). Refuerza el aislamiento de las ventanas con burletes.

12. Adecúa tu ropa a la época del año

¿Si es invierno por qué vas por casa en manga corta? No te vistas en diciembre como en agosto y evitarás “tirar” de calefacción cuando no hace tanto frío o tenerla a un temperatura excesivamente alta. Cierra puertas para calentar más rápido la estancia que quieras.

13. Ventiladores todo el año

Los ventiladores de techo también son muy útiles en invierno. Como el aire caliente tiende a subir, al ponerlo en posición “invierno” las palas invierten su sentido habitual y desplazan el aire acumulado hacia el suelo. De este modo ahorras hasta el 30% de energía.

14. Pon la lavadora en frío

Si lavas en frío ahorras, ya que casi un 90% de la energía que consume una lavadora es para calentar el agua. En la mayoría de casos la ropa no está tan sucia. Un ciclo de lavado a 90ºC consume cuatro veces más que uno a 40ºC. Además, con agua fría la cal se incrusta menos.

15. Lava a carga completa

Economiza los recursos: pon a carga completa tanto la lavadora como el lavaplatos. Si reduces a la mitad las veces que pones estos electrodomésticos puedes ahorrar unos 125 € al año. Cuando lo hagas a media carga, utiliza siempre los programas económicos.

16. Microondas mejor que horno

Si das preferencia al microondas frente al horno consumes hasta el 70% menos de energía. No precalientes el horno en cocciones de más de una hora y aprovecha para cocinar varios platos a la vez. Cuando esté en funcionamiento, no lo abras mucho.

17. Aprovecha el calor residual

En cocinas eléctricas, salvo las de inducción, si apagas el fuego entre dos y cinco minutos antes de terminar un plato lo acabas de cocinar aprovechando el calor residual. Utilizar la olla exprés o cocinar al vapor, también reducen el consumo y, además, es sano.

18. Productos de temporada

Los productos de temporada son más económicos (hasta un 15%) y conservan sus propiedades nutritivas. Procura evitar los productos exóticos y apuesta por la producción local. Si quieres saber qué está de temporada puedes consultar:www.ocu.org/fruta-verdura.


Aceptar

Utilizamos cookies para brindarle la mejor experiencia posible en nuestro sitio. Al seguir navegando por nuestra web usted acepta el uso de la tecnología de las mismas. ¿Más información?